Don Diego de Ospina y Medinilla fundó la ilustre ciudad de Neiva en un sitio privilegiado por la naturaleza, una ciudad entre ríos, Magdalena, las Ceibas y El Oro, tal vez, previendo que a sus habitantes no les faltará el preciado líquido, una ciudad que imaginó  como pastoril y fiel al modelo económico de la Hacienda Ganadera. Cuatrocientos seis años después le correspondió a Don Diego Ospina Duque proclamar la fundación de Neiva la Nueva, una ciudad imaginada al sur del río El Oro enfocada en un mix de residencial con desarrollo industrial, comercial y turístico, según lo anunció en su intervención ante los invitados a la inauguración del edificio “Empresarial Prohuila”; un hermoso edificio construido con especificaciones contemporáneas y de tecnología de punta, que ameritan referenciarlo como el primer edificio inteligente de Neiva.

Desde el ámbito de lo residencial, es innegable el aporte de  la avenida Max Duque Gómez como un nuevo eje de renovación urbana, a su vera se han erigido inmensas torres de apartamentos y conjuntos cerrados que dan un aspecto de ciudad moderna, donde sus habitantes encuentran respuestas a sus necesidades de recreación; mientras que para satisfacer sus consumos de vituallas, vestuario y artículos para el hogar se ha dotado  el territorio de centros comerciales de formato y marcas reconocidas por el mercado nacional.

Tres actividades complementan la confortabilidad del lugar, el concepto ecológico con la presencia del Jardín Botánico, un relicto verde que permite la práctica de actividades de contacto con la naturaleza tanto contemplativas como de aventura, equipamiento urbano que si se construye como se ha proyectado será uno de los mejores de Colombia; mientras que en lo espiritual se cuenta con una dotación de cinco templos, entre ellos, el de la Virgen del Carmen y el santuario al Sagrado Corazón de Jesús, proyectando la construcción de un nuevo recinto sagrado en honor a la “Virgen de Los Desamparados”, considerada como la Patrona de la familia Ospina.

La salud, es otra actividad que presenta un buen aspecto tanto en lo físico como en lo tecnológico, adicional a la Carmen Emilia Ospina que administra el Municipio de Neiva, se anuncia la construcción de clínicas especializadas en cirugía estética y cardiovascular, conceptos que le permiten a la ciudad fortalecer su propósito de desarrollar un clúster de salud,  una de las Apuestas Productivas que si bien se han perfilado, muestran muy poco desarrollo a pesar de la presencia del Hospital Universitario y la Facultad de Ciencias de la Salud.

En suma, Neiva la Nueva es una apuesta de ciudad contemporánea, dotada de espacios generosos, construcciones agradables y vistosas, segura y confortable, pensada con altos estándares de calidad de vida para sus habitantes.

Fuente : la nación